Confrontaciones durante primer día del congreso de la Conaie

Varios medios

21 de diciembre de 2004

 

Confrontaciones durante primer día del congreso de la Conaie

Diario El Universo, Guayaquil
Redacción Ela Zambrano. Otavalo, Imbabura

Foto: Diario El Universo. Luis Macas dialoga con Luis Vargas y Humberto Cholango

A las 17h15 de ayer, un grupo liderado por el ex ministro de Etnias y Asuntos Indígenas en el gobierno de Abdalá Bucaram, Rafael Pandam, sacó a golpes al ex presidente de la Confeniae, José Quenamá, del coliseo Jorge Roura en Otavalo.

En ese lugar se realiza desde ayer el II Congreso de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie).

Quenamá huyó saltando un muro del coliseo y amenazó con regresar al congreso indígena el jueves para presentar un candidato en reemplazo de Leonidas Iza.

A las 16h10 unas cien personas de las nacionalidades cofán, shuar, huaorani, andoa, secoya y siona, adscritas a la Confeniae y afines al gobierno, arribaron en forma beligerante exigiendo participar en la asamblea.

Ellos estuvieron a punto de derribar la puerta del coliseo, ubicado en el centro de la ciudad, tras lo cual les permitieron ingresar, aunque no constaban en las listas oficiales.

Paralelamente, el nuevo presidente de la Confeniae, Luis Vargas, se agrupó con las nacionalidades opositoras al régimen de Lucio Gutiérrez.

Representantes de seis de diez nacionalidades amazónicas destituyeron a Quenamá, por su relación con el ministro de Bienestar Social, Antonio Vargas, y porque fue subsecretario de esta cartera de Estado.

Mientras se producía la confrontación, Luis Vargas, informó que Marcelino Chumpí (shuar), ex presidente del Consejo de Desarrollo de los Pueblos Indígenas del Ecuador (Codenpe), y Alfredo Viteri (sarayaku), ex asesor de Antonio Vargas, renunciaron a ser candidatos a dirigir la Conaie.

Con ello, las negociaciones entre los dirigentes de las regionales de la Amazonia (Confeniae) y la Sierra (Ecuarunari) quedan reducidas a dos nombres: Marlon Santi (sarayaku) y Luis Macas, ex presidente de la Conaie y ex ministro de Agricultura.

El nombre de Viteri fue cuestionado por los indígenas de la Sierra, pues ven en él un nexo con el Gobierno.

Macas recibió críticas del sector amazónico.

El presidente de la Confeniae explicó que él no podrá hacer una buena oposición al régimen del cual formó parte. Así se inició el congreso de la Conaie, que concluirá el jueves.

http://www.eluniverso.com/

 

Indios: la contaminación de la política

Diario El Hoy, Quito

El Congreso de la Confederación Nacional de Indígenas del Ecuador (Conaie), que se está realizando desde ayer en Otavalo, encuentra al movimiento indio en uno de sus momentos más difíciles y complejos, desde su debut en la escena política, en 1990, cuando protagonizó el primer levantamiento.

Aquella fuerza que insurgió en la escena nacional con anuncios de renovación y un fuerte sentido ético, lo arriesgó todo en dos momentos cruciales: la conspiración y el golpe de Estado en contra del Gobierno de Jamil Mahuad (años 2000), y la campaña electoral y la participación efímera en el Gobierno de Lucio Gutiérrez (2002 y 2003). Fueron coyunturas que evidenciaron la fragilidad ideológica y doctrinaria del movimiento en su conjunto, aun cuando algunos de sus líderes, principalmente aquellos considerados ‘históricos’, han demostrado la fortaleza y la sagacidad indispensables para sortear las trampas que les ha tendido la lucha política.

No obstante, en 14 años, el movimiento no pudo escapar de la contaminación de los peores vicios de la política, por lo que existen a la fecha fuertes divisiones internas y evidencias de prácticas propias de los mestizos, las que, al surgir el movimiento las calificó de corruptas. Recordemos, para ejemplificar lo dicho, las irregularidades en la recolección de firmas, para un plebiscito (2000), realizada por el entonces dirigente de la Conaie, Antonio Vargas, hoy ministro de Bienestar Social en el Gabinete de Lucio Gutiérrez.

Los indios, al aventurarse en el golpe de Estado, seguramente sabían que más allá de derrocar a un presidente constitucional lastimaban seriamente a la democracia y al estado de derecho. Observado con la distancia que ofrece el tiempo transcurrido, ello aparece como el mayor desatino cometido por los pueblos y nacionalidades indígenas, ya que el levantamiento de 1990 y las acciones de los años inmediatamente posteriores únicamente fueron posibles por la apertura social que se fue arranchando al sistema por parte de los indios y de muchas otras fuerzas sociales, a fin de que un sector tan preterido alcanzara el protagonismo de que ha gozado y, quizá, malbaratado. Sin la vigencia de derechos democráticos, sin la posibilidad de dar forma real a esos derechos y libertades, el movimiento indígena hubiese permanecido como un convidado de piedra el convivir nacional. No obstante, la mayoría del movimiento parece que nunca alcanzó a comprenderlo.

Ahora, la columna vertebral de la Conaie, el movimiento Ecuarunari, el más radical en su oposición contra el Gobierno, intenta rearticular a la Confederación en torno a la figura prestigiosa de Luis Macas quien, por lo demás, fue ministro de Agricultura de este Gobierno, mientras duró la alianza electoral.

Pero sus intenciones, las de la Ecuarunai, se ven enfrentadas a una grave fractura interna del movimiento, con organizaciones que responden al polémico liderazgo de Antonio Vargas y de otros personajes indígenas, a quienes se considera los instrumentos que usa el régimen para debilitar la capacidad de movilización y protesta de los indios. Recordemos que fue un fracaso el último levantamiento, convocado por el presidente que dejará el cargo en dos días más, Leonidas Iza, mientras el Gobierno pudo movilizar más indios en su favor.

¿En esta oportunidad, será capaz el indigenado abanderado por la Conaie de purgar los males de la politiquería y la corrupción, que le están convirtiendo en un actor baldado de la escena nacional?

http://www.hoy.com.ec/NoticiaNue.asp?row_id=193592

 

Los delegados en Otavalo; Macas tiene fe en el triunfo

Diario El Comercio, Quito
Redacción Ibarra

Hoy, Otavalo es sede de una de las citas políticas más relevantes: el II Congreso Nacional de la Conaie, cuya agenda tiene como punto principal la renovación de su directiva.

Ayer, el ambiente en el coliseo del Instituto República del Ecuador, sede del encuentro de la Conaie, estuvo marcado por la llegada de los congresistas. Rocío Cachimuel, coordinadora de la organización, estimaba que hasta hoy arribarían 750 delegados.

Entre los primeros en llegar fue Humberto Cholango, presidente de la Ecuarunari, quien ratificó que Luis Macas es el candidato oficial de la organización de la Sierra.

A propósito, Macas, al parecer, cuenta con el apoyo de la Conaice (regional de la Costa), que promoverá la vicepresidencia para Santiago de la Cruz, un indígena chachi. Así lo aseguraron delegados del pueblo Awa, quienes dijeron que esa fue la resolución que tomaron los dirigentes de la Conaice en la asamblea del 15.

Macas llega con la oferta de modernizar la Conaie. Dijo que su acción principal será afinar el proyecto político para la construcción de un estado plurinacional. Macas aprovechó para marcar distancia con el Movimiento Pachakutik.

Los dirigentes de la Sierra y Costa restaron las posibilidades de Alfredo Viteri, supuesta carta del Gobierno para filtrarse en la dirigencia india. Sin embargo, Cholango reconoció que al igual que la Ecuarunari, la Confeniae tiene derecho a presentar sus candidatos. La elección, que se cumplirá el jueves, será el plato fuerte de la cita indígena.

http://www.elcomercio.com/noticias.asp?noid=112809

 

La Conaie y el reparto del poder - Análisis

Diario El Comercio, Quito

La estrategia gubernamental para controlar al movimiento indígena es tan audaz que incluye "tomarse" la Presidencia de la Conaie. Es el resultado de un largo trabajo en el cual parece que se haya logrado descifrar las claves para mantener al movimiento neutralizado.

En efecto, si bien la dirigencia es responsable en buena medida del desgaste, sobre todo a partir de su participación en el Gobierno, la exacerbación de la división viene de fuera. Antonio Vargas, ex presidente de la Conaie expulsado en el 2002, primero como asesor presidencial y ahora como ministro de Bienestar Social, es una de las piezas fundamentales para la desarticulación.

Vargas no solo ha logrado aprovechar las diferencias entre los dirigentes de la Sierra y los de la Amazonia y la Costa, sino que incluso ha logrado penetrar en la Ecuarunari, la organización de la Sierra que ha tenido el mayor peso histórico en la organización nacional y ha estado vinculada con sus reivindicaciones más destacadas.

Es curioso que los dirigentes de la Amazonia y la Sierra usen un argumento parecido al que utilizó la nueva mayoría en el Congreso: la necesidad de hacer un mejor reparto del poder. A partir de los errores de la dirigencia de la Conaie y de su propia estrategia, el Gobierno ha logrado lo que hasta hace poco parecía impensable e incluso se da el lujo de anunciar movilizaciones a su antojo.

http://www.elcomercio.com/noticias.asp?noid=112826

 

Portada |  Organizaciones |  Comunicados |  Noticias